Cómo ahorrar en comida: opciones económicas para comer más barato

Los gastos relacionados a la compra de víveres y productos de uso personal son lo que suelen tener mayor impacto sobre nuestras finanzas. Es importante saber qué comprar para poder comer bien y ahorrar al mismo tiempo.

Las personas que no planifican sus comidas para que se ajusten a un presupuesto pueden ver como sus ingresos se consumen más rápido. Para que no te pase eso, a continuación te mostraremos varias alternativas de comidas económicas.

Aprendé cómo hacer un presupuesto para que podás destinar solo el dinero necesario a la compra de alimentos.

Compará Préstamos

¿Cómo ahorrar en comida?

  • Comprá productos nacionales:
    Optá por comprar artículos de producción nacional. Que las marcas sean locales no significa que necesariamente sean de mala calidad, sobre todo en productos genéricos como granos, azúcar, cereales, etc.
  • Visitá mercados agrícolas:
    Comprá frutas y vegetales en mercados agrícolas. Al ser los mismos agricultores quienes venden los productos, estos suelen ser más económicos que en los supermercados.
  • Utilizá cupones:
    Comprá tus alimentos utilizando cupones de compra o buscá promociones en los establecimientos que frecuentas.
  • Comprá lo justo:
    Medí las cantidades de tus compras y procurá solo llevar lo que realmente te hace falta. Muchos alimentos se pierden en la heladera, la alacena, etc. porque no se utilizan.
  • Planificá tus comidas:
    Planeá tus comidas para que no generés desperdicios innecesarios. Si establecés un menú semanal, podés realizar compras específicas para esas elaboraciones.

Recetas de comidas baratas

Te mostramos algunas recetas de comidas separadas en distintas categorías para ayudarte según tu situación.

Comidas rápidas

Taco de lechuga

Los tacos de lechuga pueden ser una opción rápida y económica para cubrir tus almuerzos. Para prepararlos necesitarás lechuga fresca, carne molida o pollo, especias, tomate, pimientos y ajo.

Para la preparación todo lo que tenés que hacer es preparar la carne o el pollo con las especias, pimientos y el ajo. Utilizá poco aceite y mientras se cocina, andá limpiando las lechugas.

Cuando estén listos el relleno y la lechuga, agarrá una hoja y colocá la carne o el pollo. Por último colocá un poco de tomate cortado en tiras o en cubos y disfrutá.

Comidas fáciles

Las ensaladas son las comidas más fáciles y baratas de preparar. Si querés integrar una receta a tu dieta semanal, la ensalada de quínoa, tomate, queso y albahaca será la mejor opción.

Los ingredientes ya los mencionamos, los podés conseguir todos en tu mercado local, y en caso del queso, se recomienda que sea mozzarella, pero eso dependerá de tu gusto y presupuesto.

Todo lo que tenés que hacer es combinar los elementos y mezclarlos con un poco de vinagre de manzana y listo. La quínoa te dará la energía que necesitás para afrontar tu día.

Comidas rendidoras

Preparar una comida rendidora y económica que podás consumir varios días en una semana es una buena forma de ahorrar tiempo y dinero. Las tortillas de arroz o de papa y pollo son una excelente guarnición para acompañar tus comidas.

Para las tortillas de arroz solo necesitarás un poco de leche, huevo y arroz blanco ya cocido. Mezclá los ingredientes y ponelos en una sartén hasta que estén listas las tortillas.

Si las querés preparar de papa y pollo, necesitarás la carne de una pechuga de pollo, previamente cocida, el puré de al menos 5 papas, cebolla y ajo, caldo de pollo. Mezclá los ingredientes y hacé pequeñas tortillas que irán a la sartén.

Podés utilizar las mezclas y preparar tortillas a lo largo de la semana. Se combinan perfecto con ensaladas y carnes.

Comidas nutritivas

Las comidas nutritivas y baratas son indispensables en tu ingesta diaria. Te ayudan a tener energía todo el día, a estar bien alimentado, y a ahorrar. La mejor receta de este tipo es para los desayunos.

Necesitarás avena, leche, frutos rojos, bananas y un poco de miel. Prepará la avena con la leche y esperá que repose. Luego, cuando vayás a servir, agregá los frutos rojos, la banana picada y el toque de miel para agregar dulzor. Si hacés suficiente avena, esta receta también puede ser muy rendidora.

Comidas saludables

Los porotos son de los alimentos más económicos, y la sopa de poroto es de las comidas más saludables y baratas. Para prepararla solo necesitás tomate, cebolla, ajo, pimientos, aceite vegetal, media taza de porotos, agua, pimienta y sal.

En una olla agregá los porotos y el agua para ponerlo a cocer y que se ablanden. Mientras esperás, elaborá el aliño con los vegetales que mencionamos y cuando los frijoles estén listo, agregalos. Añadí sal y pimienta al gusto y esperá un poco para que lo sabores se mezclen; luego podrás servir.

Si querés añadir aún más sabor, agregá chorizo o salchichas.

Compará Préstamos

Menú semanal económico

Este ejemplo de menú de comidas baratas te ayudará a alimentarte de forma más económica.

Desayuno Almuerzo Cena
Lunes Jugo de frutas acompañado de avena con frutos rojos y banana. Ensalada de quínoa con pan integral y fruta. Sopa de verduras, más fruta.
Martes Jugo de frutas con desayuno americano de huevos revueltos y pancakes. Sopa de frijoles con cubitos de queso. Ensalada de verduras con espinaca, tomate, quínoa y aguacate.
Miércoles Jugo de frutas acompañado de avena con frutos rojos y banana. Sopa de frijoles con tortillas de arroz. Ensalada de frutas con hojuelas de avena.
Jueves Pancakes de avena con miel y jugo de frutas. Tortillas de papa y pollo con ensalada. Sopa de verduras y fruta.
Viernes Yogurt con frutas y pan tostado. Tacos de lechuga con carne molida y tortillas de arroz. Ensalada de frutas con hojuelas de avena.
Sábado Cereal con leche y frutas. Arroz blanco con ensalada de espinaca y tomate acompañado con pechuga de pollo. Empanadillas rellenas con vegetales (calabacín, pimientos, etc.).
Domingo Yogurt con cereales y jugo de frutas. Ensalada de quínoa con pan integral y fruta. Pan tostado con mermelada y jugo de frutas.
Share